La fiesta de Todos los Santos tiene origen celta

Halloween: culto a la muerte y al ¿nabo?

La noche del 31 de octubre representa simbólicamente la muerte y el renacimiento

Según la patronal de servicios funerarios, el negocio de la muerte mueve alrededor de 1.600 millones de euros anuales

Tal día como hoy se celebraba en los pueblos celtas el festival de Samhain que no era otra cosa que despedirse del verano, es decir, la celebración del solsticio de otoño que suponía el final de las cosechas y el comienzo de un nuevo año. Por consiguiente, la noche del 31 de octubre, representaba la muerte y el renacimiento de los campos. Los druidas creían que durante esa noche se abría la puerta del mundo del más allá y, por tanto, los espíritus de los difuntos vagaban entre los seres humanos. Como el cristianismo no podía competir con las costumbres paganas terminó por adaptarlas y, así, la celebración del Samhain terminó convirtiéndose en el Día de Todos los Santos, una fiesta religiosa que rinde culto a aquellos mártires difuntos que, habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente y obtenido la vida eterna en presencia de Dios. Fue el Papa Gregorio IV (827 a 844) quien aprovechó la festividad para facilitar la conversión de los pueblos celtas al cristianismo respetando en cierta manera la importancia que éstos otorgaban al mundo de los muertos.

Resulta curioso comprobar como la festividad se ha ido adaptando a las costumbres propias de los lugares, así por ejemplo, cuando los colonos españoles la llevaron al nuevo mundo se mezcló con las costumbres mayas y acabó por derivar en el ‘Día de Muertos’ que tiene un carácter más festivo.

Más llamativo es lo que ocurre en la isla indonesia de Sulawesi. Sus habitantes desentierran a sus difuntos, los visten y los pasean por la localidad, ya sea a pie o sentados. El propósito es mostrar a los vivos que sus familiares todavía son recordados con amor y respeto.

Los Toraja visten a sus muertos para honrarlos
Los Toraja visten a sus muertos para honrarlos

La muerte es un tabú en nuestra sociedad. Morir es algo que suele acontecer despacio, que se prolonga en el tiempo. Duele. Parece que nos cuesta asumir que la vida y la muerte son dos caras de una misma moneda.

A pesar de todo, nada impide que la muerte se haya convertido en un negocio. Sólo el año pasado murieron en España 423.643 personas, situando la tasa de mortalidad en 9,1 defunciones por cada mil habitantes. Resulta curioso comprobar como, a diferencia de otras industrias, la funeraria ha sobrevivido todas las crisis. Es un negocio seguro y continuo porque a todos nos llegará la hora y el país envejece a un ritmo demasiado rápido.

Sin contar los 20 millones de asegurados por pólizas de deceso, la muerte mueve, según la patronal de Servicios funerarios alrededor de 1.600 millones de euros anuales. La OCU ha calculado que el coste de un entierro medio ronda los 3.600 euros.

Las fórmulas para honrar y recordar a nuestros seres queridos también se han ido adecuando a los tiempos. Los cementerios que mañana se llenarán de familiares de los difuntos para llevar flores o coronas están en desuso. La cremación alcanza ya cifras del 50%. Hasta el Vaticano la acepta. En el mes de octubre de 2016 el Papa publicó la instrucción  Ad resurgendum cum Christo  en la que desaconsejaba que se hiciera un mal uso de las cenizas, que no se tiraran en cualquier parte ni que se separaran y que fueran custodiadas en lugares sagrados.

Es así como empresas como Coral Memorial empezaron a comercializar espacios en Iglesias y santuarios donde poder contener las cenizas de nuestros familiares y poder honrarlos cristianamente.

Espacio Memorial en el Sant Esperit de Terrassa
Espacio Memorial en el Sant Esperit de Terrassa

Hay otras iniciativas llamativas como la llamada E-Tomb E-Tomb, un dispositivo de energía solar que guarda la presencia digital de los usuarios ya desaparecidos para que sigan tuiteando o el Memorial Ecosystems, una empresa que comercializa ataúdes biodegradables para cuerpos sin embalsamar para revitalizar áreas del bosque. Por fortuna, tal iniciativa no es de aplicación en España pues la legislación establece cuáles son los lugares para el descanso eterno de nuestros seres queridos.

Hay iniciatives terroríficas como la llamada Save my ink, un directorio de tatuajes que ofrece cortar y preservar la piel tatuada de tus seres amados.

Decía terrorífica con toda la intención pues la otra deriva de esta fecha es la fiesta de Halloween, una de las celebraciones más populares del calendario.

Aunque los disfraces y el ‘truco o trato’ es una tradición exportada de los Estados Unidos su origen reside en Europa y es mucho más antiguo.

La celebración que hoy conocemos como Halloween es una mezcla de la fiesta pagana de Samhain y la fiesta religiosa del Día de Todos los Santos. La fusión se produjo en el siglo XVIII, cuando los inmigrantes irlandeses popularizaron en Estados Unidos leyendas como la de Jack O’Lantern, un astuto y agresivo individuo que engañó al diablo para que no le robara el alma. A su muerte, también le echaron del cielo por sus pecados  por lo que fue condenado a vagar en nuestro mundo alumbrando su camino con un nabo lleno de carbón al rojo vivo, algo que ya se hacía en la tradición celta. Un excedente de calabazas y la facilidad para tallarlas sustituyó al nabo por esta hortaliza y nacía el moderno Halloween.

 

Author: Josep Guijarro Triadó

Periodista, escriptor i reporter de ràdio, premsa, premsa digital, i televisió.
Director del programa Enigmes i Misteris a RNE 4, col·laborador a ‘Channel nº4 de Cuatro’, Redactor en Cap de la revista ‘Más Allá’, Director de la revista ‘KARMA 7’, Micròfon d’Argent de la APEI RTV pel programa de Ràdio Terrassa Cadena Ser, ‘ El Vallés Hoy por Hoy’, Director de la revista ‘Rutas del Mundo’, col·laborador a ‘Los 32 rumbos’ de ‘La rosa de los vientos’, Director de PENTHOUSE, col·laborador del programa ‘Divendres’ de TV3, documentalista i productor de la serie “¿Extraterrestres?” a ‘Canal de Historia’, Director de la revista de viatges, arqueologia e història, ‘Planeta desconocido’.

Deixa un comentari

*

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada